Dos Puntos de Cultura participaron de conversatorio sobre políticas culturales y desarrollo

Miércoles, Octubre 14, 2015 - 16:30

Los Puntos de Cultura Arena y Esteras y La Gran Marcha de los Muñecones de Lima compartieron sus experiencias en el conversatorio “Voces y propuestas de la Sociedad Civil a la Promoción de la en el Desarrollo”.
 
El evento realizado el 29 de septiembre estuvo co-organizado por la Unión Europea del Perú y la Asociación de Comunicadores Calandria con el objetivo de visibilizar la contribución de la sociedad civil a la cultura como eje de desarrollo.
“Una calle con niños jugando, haciendo teatro y con festivales es una calle nuestra; una calle vacía es una calle de los otros, una calle donde nos sentimos vulnerables” afirmó Ana Sofía Pinedo, fundadora de Arena y Esteras, enfatizando la necesidad de una sociedad que reconozca a la cultura como clave para transformar sus problemáticas sociales, entre ellas, la inseguridad ciudadana.
La participación de estos Puntos de Cultura permitió recoger la experiencia desarrollada tanto en Villa El Salvador como de Comas, mediante la experiencia de la Fiesta de Teatro de Calles Abiertas – FITECA.
 
Binomio Cultura y Desarrollo
La primera mesa “Políticas Culturales y Desarrollo”, debatió sobre la agenda aún pendiente en nuestro país para entender a la cultura como un eje transversal e intrínsecamente vinculado al desarrollo. Santiago Alfaro, ponente de dicha mesa, comentó cómo actualmente se ha comenzado a reconocer la construcción de políticas culturales como un ámbito donde se deben comprometer actores tanto del sector público como privado
En ese sentido, el Estado tiene pendiente fortalecer la institucionalidad que permita generar políticas sostenibles y participativas; mientras desde la sociedad civil se requiere continuar trabajando la capacidad de articulación de agendas en común para la incidencia.
 
Calles, ritmo y color para mejorar nuestra vida en comunidad
La Mesa sobre “Iniciativas que cambian vidas: Promoviendo desde la cultura la articulación e inclusión social” comenzó con la participación de Ana Sofía Pinedo, fundadora del Punto de Cultura Arena y Esteras de Villa El Salvador. Ella nos remontó a los años 90, época bastante dura para los peruanos por el contexto de conflicto armado que vivimos. Pinedo contó cómo siendo aún muy joven, y junto con 3 amigos, decidieron salir a las calles, para a través de la animación socio cultural “dar vida a una población que se estaba muriendo, ya no por la pobreza, sino por el miedo”. Desde ese entonces, Arena y Esteras no ha parado de trabajar con jóvenes y población vulnerable de su comunidad, generando oportunidades de formación y desarrollo integral a través de diversas disciplinas, como circo, teatro, música y danza.
 
De modo similar, Jorge Rodríguez, director del Punto de Cultura La Gran Marcha de los Muñecones y uno de los promotores de la Fiesta Internacional de Teatro a Calles Abiertas-FITECA comentó que esta iniciativa surge para reconectarse con su comunidad: “Nuestra primera patria ha sido nuestra calle, nuestra comunidad, a la cual queríamos llegar, así surge la iniciativa de hacer teatro con personajes del barrio”. Ya han pasado 14 ediciones del FITECA y ese torbellino cultural no sólo se desata cada 1 mayo en el Barrio de La Balanza, en Comas, sino que es parte de un proceso de desarrollo local, en el que ahora, dirigentes y vecinos se están involucrando para la generación de barrios culturales, que les permitan transformar sus calles en un espacio de encuentro, reconocimiento y sentido de comunidad.
 
Otra participación importante fue la de la Plataforma Metropolitana de Cultura Viva Comunitaria, articulación de colectivos culturales enfocados en promover la participación e incidencia pública a favor de la cultura viva comunitaria. Renzo Rojas, miembro de la plataforma, destacó que la construcción de dichas políticas debe dialogar y responder a las necesidades de los ciudadanos, proceso aún complejo y en el que están comprometidos a impulsar.
Saludamos iniciativas como las de la Unión Europea y Calandria por visibilizar el valor que generan las organizaciones culturales para el desarrollo. 

Añadir nuevo comentario